haga clic para activar el zoom
cargando...
No hemos encontrado ningún resultado
Vista Hoja de ruta Satélite Híbrido Terreno Mi ubicación Pantalla Completa Anterior Siguiente
Sus resultados de búsqueda

En un alquiler, ¿qué gastos están incluidos y cuáles no?

por Inmobiliaria O&M el 17 julio 2018
En un alquiler, ¿qué gastos están incluidos y cuáles no?
Comentarios:0

En el momento de alquilar una vivienda de lujo siempre hay que prestar atención al precio del alquiler y a las condiciones. No siempre está claro lo que habrá que pagar más allá de la renta mensual por ocupar dicho inmueble, lo que puede suponer que los gastos de alquiler de la vivienda aumenten. Para quitarte las dudas, te contamos qué gastos están incluidos y cuáles no en un alquiler.

Gastos incluidos y no incluidos en el alquiler de una vivienda

Algunos de los gastos asociados al alquiler de una vivienda, debe abonarlos el arrendador, pero otros serán responsabilidad del inquilino. El contrato puede definir esta situación, pero no siempre lo hace. En todo caso, en términos generales se puede decir que los gastos generales son cosa del propietario, y los servicios particulares del inquilino.

Gastos de comunidad en alquiler

Los gastos de comunidad en un alquiler son responsabilidad del propietario. La propia cuota comunitaria destinada al mantenimiento de espacios comunes como piscinas, jardines, ascensores o garajes, entre otros gastos. También lo serán otras cuestiones como el IBI o el seguro del hogar. No obstante, el contrato puede definir que sea también el inquilino quien se encargue de parte o la totalidad de estos gastos, por eso es imprescindible leerlo con detenimiento para saber en el alquiler qué gastos están incluidos y cuáles no.

Gastos de consumo

Por otro lado, los gastos personales de consumo dependen únicamente del inquilino. Existe el caso excepcional de los edificios con calefacción central, cuyo coste se incluye en la cuota de la comunidad. En el resto de casos, la calefacción será individual y por lo tanto será el inquilino quien deba encargarse de pagar por su consumo. De igual forma, el resto de gastos derivados del consumo serán responsabilidad del inquilino, como la electricidad, el agua caliente y fría, y, por supuesto, otros gastos adicionales como la conexión a internet.

Mención aparte requieren las reformas o pequeñas reparaciones en la vivienda, puesto que en estos casos son otras las cuestiones que se deben tener en cuenta. El arrendador debe hacerse cargo de mantener la vivienda en un estado adecuado para su habitabilidad, reparando las averías que se produzcan en elementos muy antiguos o desgastados. Sin embargo, si el problema se origina por un mal uso por parte del inquilino, será este último quien deba encargarse de las reparaciones oportunas.

Ya sabes en un alquiler los gastos incluidos y los que no lo están. Si no quieres sorpresas en el último momento, contacta con una inmobiliaria especializada que pueda asesorarte sobre el contrato de alquiler y sobre cualquier duda que te surja.

Compartir

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo no será publicada en la web.

Comparar